Coaching Empresas

Hoy, la palabra coaching se encuentra muy manoseada. Muchas personas y profesionales de diferentes áreas laborales utilizan este término para potenciar sus negocios, ya que esta palabra está asociada a una mejora muy notoria dentro de un entorno laboral y/o personal.
El trabajo de un coach es integrar al individuo, enseñarle un lenguaje de comunicación grupal, entrenar su mente y su cuerpo, se preocupan de su alimentación, de su entorno, de todo.
imagen_webs-003
Es de suma importancia que los programas de Coaching, sean diseñados por Coaches REALES quienes han tenido la formación, entrenamiento y prácticas bajo una estructura REAL de estudios de Coaching. No basta con leer un libro. Un Coach de futbol, por ejemplo, es un profesional que estudió el tema (futbol), que tiene mucha experiencia, que practica las técnicas que aprendió, que entrena a su equipo en reiteradas ocasiones, prácticamente este coach está encima de su grupo, para que ellos sean líderes, los mejores en su línea. Se sabe que los coach de futbol, arman estrategias, ven partidos de otros equipos, tanto en la televisión, como en vivo. Desglosan equipos contrarios y estudian el comportamiento individual y grupal para ver cómo ellos pueden ser mejores que sus rivales, más rápidos, más unidos, más completos, etc… El trabajo de un coach es integrar al individuo, enseñarle un lenguaje de comunicación grupal, entrenar su mente y su cuerpo, se preocupan de su alimentación, de su entorno, de todo. El coach de futbol profesional, es un líder, es capaz de dirigir, armar y desarmar, de potenciar, combinar, estructurar y no está de más decir, es capaz de llevar a un equipo a la cima. En las empresas debiera ocurrir algo similar. En algunas, las personas no se conocen, la comunicación es casi nula. La misión, visión, los valores; y conceptos internos, ni hablar. Las jefaturas no se relacionan adecuadamente con las áreas medias, inferiores o superiores. Un programa bien diseñado de coaching puede lograr: Potenciar al individuo como tal e incluirlo en un grupo de trabajo, así tanto desempeño como resultado final, será muy beneficioso para la empresa. El grupo de trabajo logra tener un comportamiento más alineado con los valores de la empresa.
Un equipo bien cohesionado se comunica mejor, comparte experiencias, se preguntan más, resuelven sus dudas grupalmente, optimizando los tiempos. Si una persona tiene claro su trabajo, si la comunicación es la adecuada, si el grupo está bien definido, si el líder se hace cargo. El desempeño de la persona y del grupo es más definido, concreto. En momentos difíciles, un equipo puede enfrentar de mejor manera los conflictos, pueden resolver problemas u obstáculos que tenga la organización y de esta forma se validan más como grupo. Cuando los objetivos, las metas, los tiempos están claros, tanto el grupo como el individuo saben qué y cómo hacerlo, por ende hay menos pérdida de tiempo, para entregar sus tareas (informes, trabajos, propuestas). Un grupo que ha realizado sesiones de Coaching puede responder más fácil a los cambios, aprender a reaccionar; enfrentar; resolver; planificar. Quien recibe coaching aprende a conocerse mejor (autoconocimiento), lo que potencia sus competencias, ayuda a reconocer sus debilidades, se capacita en habilidades que tiene y que él no sabe que las tiene hasta que las descubre (en ocasiones se descubren líderes, personas creativas, el tímido o el que no acostumbra a hablar, resulta tener ideas muy buenas, etc). La persona comienza a confiar más en sí misma, se vuelve más empático, y más crítico de una forma constructiva y positiva. Empresas que realizan programas de coaching individual o grupal, logran tener personal más comprometido con su organización. La persona y el grupo, incluso la organización mejoran en todo sentido. Se vuelven más humanos, potencian todas sus habilidades. Las empresas mejoran la productividad notoriamente.

¡VISITA NUESTRA REDES SOCIALES!

No te pierdas de nada, sé el primero en conocer todo lo que tenemos para ofrecerte y nuestras novedades.